Transgénicos

Los transgénicos son aquellos organismos a los que se les ha injertado genes de otras especies utilizando técnicas de biotecnología, para generar propiedades ajenas a su estructura natural, tales como resistencia al frío, a agroquímicos o a ciertas plagas de insectos. También se introducen frecuentemente otras características, como aumento de pro-vitaminas o inclusión de vacunas. Con esta técnica se trasladan, por ejemplo, genes de una planta a otra especie de planta o a un animal y viceversa.

Las semillas transgénicas de soya, maíz, algodón y otras plantas están siendo cultivadas extensamente en Estados Unidos, Argentina, China y otros países, afectando fuertemente el equilibrio ecológico. Ya han surgido plantas "supermalezas", es decir resistentes a los herbicidas.

La gran mayoría de los cultivos de plantas transgénicas requieren fuertes insumos económicos debido principalmente al uso intensivo de herbicidas.

El consumo de alimentos transgénicos afecta a la salud provocando alergias, daño hepático y tumores malignos.

Las abejas y las mariposas se han visto afectados por el extensivo uso combinado de herbicidas y cultivos transgénicos. Al afectar a estos polinizadores, sobretodo a las abejas, se pone en riesgo la supervivencia de muchas plantas silvestres y cultivadas que también son polinizadas por ellas.

Se ha demostrado en la India, que los cultivos de plantas transgénicas no resuelven los problemas económicos de los pequeños agricultores, al contrario, los lleva a la ruina y la soberanía alimentaria también está amenazada por estas semillas. Los únicos beneficiados son las multinacionales que producen tanto transgénicos como herbicidas: Monsanto (con el 80% de la producción), Syngenta y DowAgroSciences en primer lugar.